Normal que Jovic se busque equipo y al Madrid le dé igual

El Real Madrid volvía al lugar del crimen, a la escena de su última derrota en Liga, al Villamarín en el que el gol de Tello le quitó por última vez el liderato el famoso 8 de marzo, cuando éramos incapaces de imaginar lo que es el mundo y el fútbol hoy. Siete meses después, y como campeón de Liga, el equipo de Zidane volvió a sentir las garras del Betis.

El balcánico hace bien en buscarse equipo. Y el Madrid haría bien en buscar soluciones porque Jovic se ha empeñado en convertir en un desastre cada uno de los 60 millones que el club invirtió en él, dinero cargado de ilusiones por sus goles en Alemania. Esa ilusión se han convertido en una rabia enorme al ver a un futbolista que desentona con todo lo que le rodea. No remata, no genera, no transmite y hasta se enfada con Mendy… ¡porque el francés no corrió más a un balón lamentable que él le mandó! Su crédito anda con varios ceros en la línea roja. Demasiados. Es el primero que pide a gritos que el Madrid fiche a un ‘9’. Por mucho que fuera suya la jugada en la que el Betis se quedó con 10. Como era de esperar, no acabó el partido. Zidane se jugó el final del partido con Mayoral. A los pocos minutos ya se le había visto más que al serbio.

Claro, que el Madrid tiene a Benzema y Sergio Ramos. El francés sabe que la suerte de su equipo en el frente ofensivo depende muchísimo de él. Su fútbol va unido siempre a la elegancia, pero también a a la efectividad. El empate fue suyo, como en el prime tiempo fue un gol anulado. Porque Karim sí aparecía en las zonas en las que se supone que debía estar, o al menos, intuirse la figura de Jovic. Con Benzema el Madrid puede contar siempre. Marca, asiste, juega…

Y a balón parado tiene a Sergio Ramos: 22 penaltis seguidos entre el Madrid y la selección y una falta que estuvo a nada de ser gol majestuoso.

Siempre nos quedará el interrogante de qué hubiera sido de Sergio Canales si sus rodillas no hubieran sido sus peores enemigos. El cántabro se colocó, otra vez, el esmoquin para desplegar el manual de qué, cómo y cuándo se debe hacer con la pelota. El Betis se levantó del gol de Valverde y se comió al Madrid antes del descanso a través del torrente de fútbol y pases de Canales. Y de su sociedad con Fekir. Cuando se le acabó la gasolina el Betis dio vario pasos atrás.

Lo de Courtois hace tiempo que ha dejado de ser noticia. Cada partido es una cita con un paradón, intervenciones para pasar el vídeo en las escuelas de porteros. Y no lo hace cuando los partidos están decididos. No. El belga aparece cuando su equipo le necesita. Con 0-0 y a los siete minutos se puso el traje de Gordon Banks en el Mundial de 1970 para sacar un mortal cabezazo picado de Sanabria. Una parada de época. Pero ya no es noticia porque Courtois es un adicto a los milagros. Pero no puede con todo si lo que tiene por delante se viene abajo.

En la segunda parte sacó otra mano que evitó que el Madrid se viera de nuevo por debajo en el marcador. Un portero que gana partidos.

Un partido divertidísimo desde el inicio. Los dos equipos pusieron sus cinco sentidos en atacar y dedicaron mucha menos intenciones a sus esfuerzos defensivos. El resultado fue un partido de ida y vuelta en el las dos porterías estuvieron siempre bajo amenaza. La pena es que el tobogán de sensaciones en el que se convirtió la noche tuviera que vivirse con las gradas del Villamarín vacías. El maldito virus.

Source: https://co.marca.com/claro/futbol-internacional/liga-espanola/2020/09/26/5f6fb040268e3edd088b45eb.html

World news – CL – Normal que Jovic se busque equipo y al Madrid le dé igual

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *