Incidentes en Parque O`Higgins: ¿otra muestra de la doble vara?

Ayer, una marcha de unas sesenta personas terminó con una serie de violentas escenas en las inmediaciones del skate park que está al lado de la Costanera. Las Fuerzas de Seguridad aseguran que actuaron porque los chicos estaban rompiendo cosas. Pero los pibes dicen que fue una represión irracional.

Los incidentes que se produjeron ayer en Parque O` Higgins siguen dando que hablar y las redes explotan con comentarios a favor y en contra del accionar policial. Entre tanto, las autoridades parecen haberse sumido en el silencio, por lo que habrá que esperar para conocer la versión oficial. Se sabe, sí, que hubo golpes y escenas muy violentas que tienen que ser investigadas. Pero pasaron cosas todavía más graves.

Recapitulemos: ayer, cerca de las 16, decenas de jóvenes se manifestaron para pedir la reapertura del skate park que está frente a la Costanera. Al ver tantos comercios abiertos, ellos reclamaron un protocolo para poder andar en bici o patineta en ese lugar. Luego la marcha se trasladó a las inmediaciones del parque recreativo ubicado al lado del Teatro Gabriela Mistral. Exactamente ahí -alrededor de las 18- es donde se bifurcan las versiones.

Los jóvenes que se manifestaban aseguran que fue una protesta pacífica. Algunos preventores y la Policía, en cambio, juran que un grupo de muchachos comenzó a romper las instalaciones. Los efectivos recalcan que en la zona hay cámaras: en las próximas horas debería ser posible dilucidar cómo fue ese instante.

Y esa fue una instancia determinante. Diversas fuentes, de uno y otro lado del conflicto, confirmaron a MDZ que en ningún momento se apeló a la mediación. El Ministerio de Seguridad tiene gente con formación específica para la resolución de incidentes. No se los llamó, que se sepa. 

En cambio se solicitó -una vez más- que los efectivos policiales pongan el cuerpo a decisiones que en última instancia tienen carácter político. Dicho sin ambages: “resolver” una marcha de jóvenes de esa manera es una opción ideológica.

Se dirá que si los muchachos estaban rompiendo cosas, no había tiempo de dialogar. Pero es que el diálogo tiene que llegar antes. En cambio, lo que se desató fue una serie de corridas y trifulcas que no se vio en ninguna de las marchas “por la República” que han copado -de prepo- la esquina de San Martín y Sarmiento de Ciudad durante las últimas semanas. En algunas de esas marchas, de hecho, se identificó a los autos (¿cómo se imputa a un vehículo?). Más o menos como si ayer, en vez de individualizar personas, se hubiera identificado a sus patinetas.

Y aún si parte de los manifestantes hubiera roto algo: ¿es racional permitir que la situación escale hasta esos límites? La función de las Fuerzas de Seguridad es cuidar a la población, no responder a las provocaciones. De hecho, a esas alturas el fiscal Juan Ticheli debería haber sido informado de lo que estaba pasando. No fue así. Lamentablemente se enteró porque lo llamaban organizaciones de derechos humanos, y no porque se comunicaran con él desde las Fuerzas de Seguridad.

Parece que con algunas marchas de Mendoza primero se reprime, luego se llama al fiscal. Y eso, insistamos, no es culpa de los efectivos que están en la calle. La mayoría de ellos intenta evitar el choque. En realidad el error se derrama desde más arriba.

¿Quién avaló esas acciones, sin tener en cuenta, además, que entre esos chicos y chicas había una enorme proporción de menores? Tras el lío hubo ocho preventores heridos, y trascendió que uno quizá deba ser operado de la muñeca. Los 12 pibes y 6 pibas detenidos también tenían lesiones, al igual que varios policías. Hubo móviles dañados. El Teatro Mistral también tiene daños. Y nadie salió a hacerse cargo del modo en que se resolvió este conflicto. 

Esto paso hoy en Mendoza en una marcha pacífica que hicieron todos los skaters, ciclistas y gente que anda en rollers para que abran todos los lugares en donde se puede practicar ciertos deportes, por ejemplo el skatepark del og’higgins y el skate park del parque sanvicente + pic.twitter.com/pNhuTskcIg

A poco de ver algunos videos, la teoría de los adolescentes endemoniados pierde fuerza. La verdad tal vez sea más preocupante: parece que los mendocinos solucionamos las cosas matándonos a trompadas. Incluso quienes hace décadas dejaron de ser jóvenes.

Por la noche, el fiscal Ticheli revisó la causa y habilitó la libertad de los aprehendidos. Previamente se les tomó declaración informativa y a esta hora se esperan algunas pericias -imágenes de las cámaras, etc.- para determinar si habrá imputaciones.

Los pibes de Mendoza están en cuarentena hace seis meses. La cumplirán a su modo, sí, pero es una situación que los afecta. La mitad es pobre. No han tenido clases presenciales. No pudieron efectuar los rituales de pasaje que implica la Primavera. Están asados, como se dice. Y un par se podrá zarpar. Pero lo que los adultos deberían hacer es actuar como adultos, y no responder de modo intempestivo. Con la violencia, se sabe, no gana nadie.

Domicilio legal: Arístides Villanueva 444, Mendoza,
Argentina.Director Editorial responsable: Pablo Icardi | Propietario: Territorio
Digital S.A. | Registro DNDA N° 11804985 | N° de Edición: 4798 |
Sábado 26 de Septiembre 2020 .
Copyright 2020
MDZ Diario de Mendoza. Todos los derechos reservados.

Source: https://www.mdzol.com/sociedad/modus-operandi/2020/9/26/incidentes-en-parque-ohiggins-otra-muestra-de-la-doble-vara-107884.html

World news – AR – Incidentes en Parque O`Higgins: ¿otra muestra de la doble vara?

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *